Depilación Láser

La eliminación del pelo mediante la aplicación del Láser de Diodo, inhabilita de forma más efectiva el vello que se encuentra en la fase activa de crecimiento. Sin embargo, no todo el vello se encuentra en dicha fase, por ello, es necesaria más de una sesión para su desaparición. Antes del tratamiento, realizamos varios impactos para conocer cómo reacciona la piel de los pacientes.

El área tratada se irritará y se enrojecerá con una sensación parecida a la provocada por el sol, pero es una reacción normal e incluso deseable, que desaparecerá a las 2 ó 3 horas e indica que el folículo ha absorvido la suficiente energía como para conseguir la completa eliminación del vello. El efecto producido en el vello, es una carbonización y se verá más negro, pero transcurridos unos 10 ó 15 días, será cuando veamos que se van desprendiendo solos. Es ahí cuando comenzaremos a ver los resultados.

La mejor época del año para hacer un tratamiento, es la época de invierno, cuando no nos encontramos expuestos demasiado tiempo a los rayos solares. La eliminación del vello puede ser permanente, pero dependiendo de la naturaleza del vello y a los muchos factores que influyen en su crecimiento y resistencia, los resultados pueden ser variables. Sin embargo, el efecto de varios tratamientos es acumulativo.

 

¿Cómo actuar ante una foto depilación?

SI

  • Asistir a una primera consulta para realizar una prueba de tolerancia.
  • Ducharse. La suciedad podría causar infecciones o hacer ineficaz el tratamiento.
  • Entre sesiones, si es necesario, usar cuchilla o crema depilatoria.
  • Ser puntual y si no puede acudir, comuníquelo a la mayor brevedad posible.

NO

  • Depilar la zona a tratar con ningún sistema que arranque el pelo de raíz, al menos 30 ó 35 días antes del tratamiento.
  • Aplicar sustancias decolorantes.
  • Utilizar ese día productos cosméticos en la zona tratada. (colonias, desodorantes...)
  • Tomar Roacutan, 6 meses antes al tratamiento.
  • Tenga precaución con los medicamentos fotosensibilizantes, pueden producir reacciones fototóxicas o fotoalergénicas.
  • Tomar el sol, rayos UVA o usar cremas bronceadoras al menos 30 días antes.